Antracnosis en almendro

La almendra es un producto que está a la alza en el mercado y es que en los últimos años se ha incrementado significativamente su valor y su demanda. Esto ha hecho que algunas zonas que hasta ahora se destinaban a otro tipo de agricultura, apuesten por este producto tan rentable. No obstante, con las nuevas incorporaciones también han aparecido nuevas enfermedades en los almendros. Y es que según el clima que presenten estas nuevas zonas, serán más o menos propicias para la aparición de organismos infecciosos.

Es el caso de la​ enfermedad de Antracnosis,​ de la que hablaremos en este artículo. La cual había pasado desapercibida en las zonas tradicionales de cultivo, y en cambio ha aparecido de forma significativa en las nuevas.​ En este artículo te explicaremos todo lo que es importante para que puedas detectarlo a tiempo y prevenirlo.​ Recuerda que lo más importante es realizar seguimientos visuales constantes a tus árboles y actuar en caso que sea necesario. Puedes guardar este artículo como guía para tus revisiones periódicas.

¿Qué es la Antracnosis del Almendro?

La antracnosis del almendro se trata de una enfermedad que la causan diferentes especies de hongos del género Colletotrichum, C. acutatum y C. gloeosporioides. Este organismo ataca principalmente a los frutos y a las flores. No obstante, las hojas, los brotes y las ramas pueden verse comprometidas a medida que la infección avanza. En definitiva puede acabar atacando a todas las partes aéreas del árbol.

Esta enfermedad prolifera especialmente en zonas de clima cálido y en época de lluvia y/o viento. Precisamente la nueva generación de zonas destinadas al cultivo de almendro cumplen con estas características climáticas. Por lo tanto sus árboles son mucho más propensos a sufrir de esta enfermedad.

Así como cualquier otra enfermedad, la Antracnosis en almendros, tiene un efecto más devastador en aquellos almendros que presentan una mala nutrición o deficiencias en sus niveles de fertilización. También sufrirán, de manera especial, aquellos que estén dañados, golpeados o con heridas. Precisamente por esto, se aconseja hacer un seguimiento del cultivo y de las condiciones generales que puedan debilitar al árbol. Por ejemplo, conocer el histórico de años anteriores, ver si hay concentración de algún foco inóculo y revisar el nivel de aireación de la plantación.

Síntomas para detectar la Antracnosis en nuestro almendro

Como hemos comentado anteriormente, en las primeras fases el hongo afectará a flores y frutos.​ Se puede detectar por la aparición de una herida marrón y cóncava en el fruto que poco a poco se irá momificando. ​Por otro lado, en las hojas, aparece en forma de manchas marrones que se van oscureciendo con el tiempo hasta llegar a la necrosis. Del

mismo modo atacará también a la rama, la flor y brotes, llevándolos a la muerte del tejido vegetal.

En las primeras etapas de los frutos hay más posibilidades de contagio, no obstante siempre que se cumplan los requisitos de temperatura y humedad, este hongo puede afectar a frutos más maduros.

Como hemos mencionado, las condiciones de humedad alta y temperatura cálida son las idóneas para la proliferación del hongo. Por lo tanto, ​la primavera es la estación ideal para prestar más atención a los síntomas en nuestros árboles ​y preparar de antemano la llegada de esta época.

¿Cómo prevenir la antracnosis en almendro?

Realizar acciones preventivas como tratamiento para evitar la antracnosis del almendro es bastante recomendable. Las medidas preventivas van desde la elección de la variedad hasta acciones culturales como la poda y el riego. En este caso, para prevenir la Antracnosis en el almendro se deben minimizar al máximo las condiciones ambientales en las que el hongo suele atacar, es decir, disminuir la humedad o los focos inóculos.

Concretamente nosotros te recomendamos alguna o todas las acciones preventivas que te listamos a continuación:

  1. PLANTACIÓN DEL CULTIVO: La primera medida es elegir variedades de almendros que sean menos susceptibles a esta enfermedad. También es importante que durante la plantación se establezca un diseño que facilite la aireación de los almendros y así no se concentre la humedad.

  2. RIEGO: el sistema de riego también debe ser el adecuado y es que en caso de fallo, tanto por acumulación como por ausencia de agua, puede afectar gravemente a la planta y hacerla más propensa a esta o a cualquier otra enfermedad.

  3. PODA Y ELIMINACIÓN DE ÓRGANOS AFECTADOS: en cuanto a la técnica de poda también es un tema a tener en cuenta. Por ejemplo, al podar alguno de los órganos afectados por la enfermedad, estos se deben destruir y alejar del resto ya que pueden ser un foco inóculo de la Antracnosis.

  4. EVITAR MONOCULTIVO: hacer rotaciones o introducir otros cultivos cerca nos puede dar una ventaja sobre la propagación de enfermedades ya que se disminuirá notablemente la presencia de patógenos en el suelo.

  5. FUNGICIDAS PREVENTIVOS: actualmente no hay tratamientos de eficacia contrastada por lo que se debe actuar con fungicidas de forma preventiva. Podemos utilizar productos de contacto o penetrantes y se aconseja aplicar en botón rosa fungicida de contacto cada 7 días. Si no, otra alternativa sería aplicar al 10% de la floración un fungicida penetrante cada 20 días hasta la caída de los pétalos.

Para erradicar la Antracnosis del almendro

Ante cualquier enfermedad se debe consultar en el Registro del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ya que ahí se encuentran los productos químicos y

fitosanitarios regulados y permitidos en España. Como hemos mencionado anteriormente, los productos para la Antracnosis del almendro solo disponemos de productos preventivos (fungicidas preventivos) de contacto o penetrantes, aunque también se pueden utilizar justo después de la aparición de la infección.

Cuenta con expertos para olvidarte de la antracnosis

Desde Isaticar Agro ponemos a tu disposición este artículo como guía de las principales medidas preventivas que salvarán tu cultivo de la antracnosis. Aún así, como cada cultivo es un mundo, nos ponemos a tu disposición para asesorarte en las prácticas concretas que necesitan tus almendros. Así como los productos más adecuados para tu caso. Solo así podremos garantizarte un resultado satisfactorio en tu labor agrícola. No te la juegues con tu cultivo y ponte en manos de nuestro equipo asesor que revisará tu caso.

Otras enfermedades del almendro

¿Estás cansado de tener antracnosis en tus almendros?

Llámanos sin compromiso, nuestro equipo de expertos está aquí para ayudarte.

Escríbenos si lo prefieres: